La Efedrina

La efedrina (clorhidrato de efedrina) es una droga estimulante, perteneciente a un grupo de medicinas conocidas como simpatomimeticos. Específicamente es un alfa y beta agonista adrenergético (eso nos hace recordar al clenbuterol que es un agonista selectivo beta-2). Además la efedrina aumenta la liberación de la norepineprine, un fuerte alfa agonista endógeno. La acción este compuesto es notablemente similar a la de la hormona adrenegénica primaria del cuerpo, la epinefrina (adrenalina), la cual también exhibe una acción tanto hacia los receptores alfa como los beta. Cuando es administrada, la efedrina aumenta notablemente la actividad del sistema nervioso central, también tiene un efecto estimulante en otras células. Esto producirá un cierto número de efectos beneficiosos para el atleta. Para los novatos, la temperatura del cuerpo del usuario debe elevarse levemente mientras se producen más ácidos grasos libres originados por la descomposición de los triglicéridos en el tejido adiposo (estimulando el metabolismo). Esto debe ayudar al usuario a eliminar los depósitos de grasa subcutáneos del cuerpo, aumentando así la apariencia definida de los usuarios. La eficacia anabólica de los esteroides también puede aumentar levemente con el uso de esta sustancia, ya que la tasa metabólica es una medida de conversión de grasa, proteínas y carbohidratos por el cuerpo. Un estado metabólico aumentado podría claramente acelerar la acumulación de nueva masa muscular.

Este efecto estimulante de esta droga también aumentará la fuerza de las contracciones del músculo esquelético. Por esta razón la efedrina es utilizada comúnmente por los powerlifters antes de una competición, pues el leve aumento de la fuerza y energía resultante puede mejorar claramente los totales del peso en la mayoría de las elevaciones. Puede también proporcionar una notable agudeza mental, pues el usuario es más energético y más capaz de concentrarse en las tareas próximas a realizarse. Muchos levantadores de pesas recreacionales o aficionados encuentran este efecto particularmente bienvenido, y usan 25 – 50 mg de este estimulante como un agregado regular a sus sesiones de entrenamiento. Con esto, el usuario a menudo se siente capaz de “atacar” las pesas con mucha mas intensidad mientras toma la efedrina, y deja el gimnasio sabiendo que tendrá un entrenamiento más productivo. Es importante que este compuesto no sea usado continuamente para este propósito, ya que su efecto disminuirá a medida que el cuerpo se acostumbre a la droga. En la mayoría de los casos el usuario toma la droga solamente dos o tres veces por semana, usualmente en esos días personalmente “importantes” (como el día de piernas, por ejemplo). El atleta también debe ser precavido y tomar un descanso del tratamiento con la efedrina (uno o dos meses) después de que han pasado muchas semanas de uso, de modo que continúe recibiendo los óptimos efectos de esta droga.

Mientras que el efecto de aumento de fuerza de esta droga es notable, la aplicación primaria para la efedrina sigue siendo como un agente cortante o de definición. El atleta generalmente tomará la droga varias veces al día durante las fases de dieta de su entrenamiento, en una dosis de 25 – 50 mg por cada toma. La combinación ampliamente aclamada de efedrina (25-50 mg), cafeína (200 mg) y aspirina (300mg) ha mostrado ser extremadamente potente para la perdida de grasa. En esta combinación, tanto la efedrina como la cafeína, actúan como notables estimulantes termogénicos. La aspirina agregada también ayuda inhibir la lipogénesis bloqueando la incorporación de acetato en los ácidos grasos. El atleta estará seguro de que esta combinación esta funcionando porque notara un aumento en la temperatura corporal, normalmente un grado o un poco más (no un aumento incómodo). Esta combinación se toma de dos a tres veces al día, durante varias semanas consecutivas. Se discontinua una vez que la temperatura corporal del usuario vuelve a sus valores normales, un claro signo de que las drogas ya no están trabajando como se desea. En este punto, aumentar las dosis no ha demostrado ser muy eficaz. En lugar de eso, se debe tomar un descanso de varias semanas, para que esta combinación pueda funcionar de nuevo a un nivel óptimo.

La efedrina puede producir varios efectos secundarios indeseados de los cuales el usuario debe estar atento. En el caso de los novatos, el efecto estimulante puede producir movimientos indeseados de las manos (muy leves), temblores, latido del corazón acelerado, sudor, vértigo y sensaciones de inquietud interna. A menudo estos efectos menguan a medida que el usuario se acostumbra al efecto de esta droga, o quizás cuando se disminuye la dosificación. En general, a aquéllos que son negativamente impactados por los efectos de la cafeína no les agradaría experimentar los más fuertes efectos de la efedrina. El estado mental y físico producido por esta droga también es bastante similar a el visto con el clenbuterol, de modo que aquéllos que encuentran muy poca incomodidad con el uso del clenbuterol deben probablemente sentirse bien con este artículo, y viceversa. Mientras se toma esta droga uno también pueden presentar una notable pérdida de apetito, lo cual normalmente es un efecto bienvenido cuando se está a dieta. La efedrina es de hecho un ingrediente popular en las combinaciones para la supresión del apetito que requieren prescripción médica. El usuario puede experimentar dolores de cabeza y un aumento de la tensión arterial con el uso regular de efedrina. Aquellos que padecen trastornos tiroideos, tensión arterial alta o irregularidades cardíacas no deben estar tomando esta droga, ya que ciertamente no es muy compatible con esas dolencias.

Últimamente hay mucha discusión sobre la disponibilidad de efedrina en el futuro. Esto se debe al hecho de que las tabletas de efedrina son utilizadas como la base primaria para la elaboración de la meta-anfetamina. La cual es una droga ilegal, fabricada y vendida de manera ilícita. La estructura de estos dos compuestos es notablemente similar, ya que sólo son necesarios unos pocos químicos para cambiar la efedrina la «meth». Debido a que la efedrina es actualmente un producto no controlado, los fabricantes clandestinos pueden obtenerlo fácilmente. Se ha estado desarrollando una tendencia creciente hacia frecuentes compras en grandes volúmenes de sustancias no controladas, y muchos estados de USA están percatándose de ello. Con el aumento de amplio rango de la adicción a las anfetaminas (y el crimen relacionado) la efedrina se puede unir muy pronto a la lista de sustancias federalmente controladas. Mientras algunos estados ya han tomado acciones para restringir la venta de este estimulante, probablemente sea requerida la acción federal para tener un mayor impacto en la disponibilidad. Aun cuando algún estado en particular está previniendo agresivamente la venta de estos productos, existe un gran mercado de ventas por correo de estos productos para satisfacer la demanda. Hojeando un poco la parte de atrás de las páginas de muchas revistas nacionales se ve claramente esto, ya que se ven anuncios de compañías que envían tabletas de efedrina por el orden de las miles.


Efectos secundarios

  • El uso de efedra (y en particular de efedrina), sobre todo para bajar de peso o como droga recreativa puede producir efectos secundarios similares a los de las anfetaminas, como aumento de la presión arterial, afecciones cardiacas, taquicardia, nerviosismo, irritabilidad, dolor de cabeza, trastornos urinarios, vómitos, alteraciones musculares, insomnio, sequedad de boca, palpitaciones e incluso la muerte por insuficiencia cardiaca. En un estudio se demostró que una sola dosis de efedra produce un aumento leve de la frecuencia cardiaca, pero no siempre afecta a la presión arterial en los adultos sanos.
  • Cuando se toma en dosis más altas, la efedra puede causar aumentos drásticos de la presión arterial y arritmias cardiacas.
  • Se considera que la efedrina puede producir dependencia, aunque no está claro si lo mismo ocurre con la planta completa. Una sobredosis prolongada (durante varios meses) de efedrina puede causar cálculos renales de efedrina, aunque esto es raro.
  • Las personas con hipertensión arterial, afecciones cardiacas, enfermedad renal, diabetes, glaucoma, hipertiroidismo, ansiedad o desasosiego, problemas de circulación cerebral, trastornos neurológicos, hiperplasia prostática benigna con acumulación de orina residual, feocromocitoma (tumor suprarrenal primario) y las personas que toman antidepresivos inhibidores de la MAO, digitálicos, efedrina o guanetidina deben consultar a un médico antes de tomar cualquier producto que contenga efedra.
  • La pseudoefedrina puede causar somnolencia y debe usarse con precaución antes de conducir o utilizar maquinaria.
  • Los productos que contienen efedra deben evitarse durante el embarazo y la lactancia, y no deben usarse en niños ni en menores de 18 años sin supervisión médica.

Deja un comentario